miércoles, mayo 23, 2007

Crónica de una boda anunciada (I)

Voy sacando ratillos para poder ir escribiendo todo aquello que aconteció desde nuestro enlace matrimonial (osease, el bodorrio, casorio, boda, esponsales, casamiento, vínculo, alianza, matrimonio, coyunda, desposorio, connubio, nupcias, unión, o, en su defecto himeneo).
La verdad es que es bastante difícil intentar ser objetiva, y resumir todo lo que pasó en la boda… pero que muy difícil… Tampoco quiero parecer moñas, pero hay algunas cosillas que es imposible contarlas sin ponerte tonta, que le vamos a hacer.
El día de la boda salió bueno, muuuuuy bueno. Pensaba que iba a tronar y a caer chuzos de punta pero… todo lo contrario, salió un día estupendo, con la temperatura perfecta (por lo menos para mí jejeje).
Me puse mi traje de novia (si, al final me casé de novia, aunque el vestido no era que digamos muy clásico como podéis ver en las fotos), y me dirigí cuan cerdico, de camino al matadero, jejeje. Ese es el único rato que reconozco que estaba algo nerviosa, sobre todo en la entrada a la iglesia, aunque al final los nervio se disiparon completamente.
Nos casamos en el Real Seminario de San Carlos y la ceremonia fue, pues como tiene que ser una ceremonia, emotiva, con momentos para recordar… (jejeje, Sergio se lió alguna vez y el sacerdote, que es tío de Sergio, estaba tan emocionadico el hombre que se comió las peticiones con patatas). Incluso Sergio y yo participamos en la ceremonia ya que él leyó la monición de entrada dando la bienvenida al personal, y yo la de salida, dando las gracias por venir al más puro estilo Lina Morgan (que no, que no enseñe la garra…)
Al final, todo muy potito…
Después la típica sesión de fotos. Queríamos hacerla un poquito diferente, porque en Zaragoza lo normal es hacerla o en el Parque Grande o en Macanaz… el caso es que acabas viendo fotos de bodas y se podrían intercambiar a los novios porque el fondo es el mismo. Así que nos fuimos a dar un voltio con los fotógrafos por el Casco histórico de Zaragoza y nos lo pasamos bastante bien. Al final tenía unas agujetas keloflipas en los mofletes de tanto sonreír a la cámara, ¡yo!, que he sido anti-fotos toda la vida…
Y llegó la cena. Creo que todos los detalles los cuidamos con mimo: la ceremonia, los trajes, las flores… pero en el banquete intentamos echar el resto. Quisimos hacer una boda interactiva, que todos se sintiesen participes y protagonistas al igual que nosotros.
El banquete lo celebramos en “Las Lanzas”. Lo elegimos por el trato que nos dieron cuando fuimos a pedir presupuestos y por la oferta de menús que ningún otro restaurante pudo superar.
Entramos e hicimos el brindis y a partir de aquí nos dedicamos, además de a disfrutar con la cena, a mirar de reojillo los caretos de los invitados con el fin de poder ver si todo salía conforme habíamos planificado.

3 comentarios:

jose dijo...

El bodorrio, qué recuerdossss!, sniff quememocionotodo.

En las Lanzas se come muy bien pero cuando fuí a pedir presupuesto pa la comu del peque, me atendieron fatal pero fatal, fatal, ¿sería porque eramos poquitos?

Doña Col dijo...

La nuestra fue una boda pequeña y nos trataron estupéndamente bien ¿quién os atendío? a nosotros siempre Miguel Ángel y es un auténtico encanto de hombre

buy sildenafil citrate dijo...

ahi que buen blog mi novia y yo nos vamos a casar y nos motivo mucho tu pagina gracias

La Gastro Red

Archivo del blog

Amiguetes & Cia.

Código Cocina

Ranking de Gastronomía Wikio

Wikio – Top Blogs – Gastronomia