martes, enero 15, 2008

Una de probatinas: “Pollo borrachuelo” o “Gallus en baño de zumo de garnacha al chocolate en salazón de rosas, pasas y piñones”

¿Alguien sabe explicarme de dónde procede la manía que tienen algunos cocineros a la hora de poner los nombres de sus platos? Con tanta parafernalia o a la segunda frase de nombre ya no te acuerdas de lo que habías pedido para comer, o te destripan el plato nada más nombrarlo…
Anda que no mola ni nada ir a casa de “mamá” y tener “guiso de carne”... es genial porque hasta que no te lo ponen delante y pegas el primer mordisco no se aclara el misterio… la carne puede ser ternera, pollo, cerdo… y el guiso puede ir con verduras, con frutos secos… quien sabe… Reivindiquemos los nombres tradicionales que nos brindan gratas, o no tan gratas, sorpresas a la hora de sentarnos a la mesa.
El otro día tenía por ahí danzando unas garretas de pollo (lo que vienen a ser unas patas del “ídem”) y me dije, “ala Valentín, al turrón, vamos a ver que sale de aquí” y fui haciendo un guisillo sobre la marcha que resulto bastante gustoso. De hecho, creo que hubiese estado de “topota madre” con una pieza de caza, tipo ciervo, corzo o similar.
Ingredientes
4 muslámenes de pollo grandotes
½ litro de vino (no vale coger cualquier vino, ha de ser uno que estarías dispuesto a beberlo en condiciones normales)
1 zanahoria
1 puerro
2 onzas de chocolate fondant
Un puñado de pasas
Un puñado de piñones
Escamas de sal de rosas
Sal
Pimienta
Aceite de oliva
Preparación
Freír ligeramente los muslos de pollo salpimentados hasta dorarlos (no hace falta que estén completamente fritas). Cuando estén listas retirarlas de la sartén para que no chupen mucho aceite.
Mientras tanto, cortar la zanahoria y el puerro a rodajas, pocharlos brevemente en un puchero con algo (muy poco de aceite) y a continuación añadir el vino. Poner a fuego suave.
Añadir el pollo y las onzas de chocolate ralladas y dejar cocer hasta que las verduras se ablanden.
Cuando estén blandas, sacar del puchero los muslos y triturar las verduras en el mismo puchero para hacer la salsa. Asegurarnos que quede fina (si no, pasar por el chino).
Hecho esto, volver a introducir los muslos y añadir las pasas.
Dejar el ratito justo para que las pasas se hidraten y se hinchen.
Para servir, poner dos muslos en un plato y salar con la sal de rosas decorando con los piñones.


El aspecto resultante fue éste (la foto no es muy buena y me faltó paciencia y me sobró hambre para repetirla):



0 comentarios:

La Gastro Red

Archivo del blog

Amiguetes & Cia.

Código Cocina

Ranking de Gastronomía Wikio

Wikio – Top Blogs – Gastronomia