domingo, mayo 16, 2010

II Gastroquedada de los Gastrónomos del Ebro

¿Qué hijo puede salir del matrimonio a cuatro bandas entre uno de los mejores productos de Aragón, una potente bodega del Somontano, una virtuosa de la cocina y un grupo de gastrónomos dispuestos a disfrutar de una estupenda cena?
Pues si, acertasteis, un niño muy mono y muy rico: La segunda gastroquedada de los Gastrónomos del Ebro.
En esta gastroquedada todo el mundo nos puso las cosas muy fáciles desde el principio, así que intentamos echar el resto para que todo saliese perfecto: desde la redacción del evento, hasta la creación de los marca páginas con el menú. Todo llevó su tiempo, tiempo que consideramos bien dedicado al ver como éstos han ido creando “escuela”.
El título de la cena “Sobre el cerdo, el gastrónomo y otros sainetes” ya da suficientes pistas sobre la temática de ésta: el cochino, el cerdo, el gocho, el puerco, el marrano… Y contamos con unos colaboradores de excepción: Cárnicas Gallego, que nos regalaron con sus derivados cárnicos de primera, elaborados en su renovada planta de Villanueva de Gállego; los jóvenes carniceros de Carnicería Hermanos Casabona que consiguieron unos deliciosos cortes de cerdo en su carnicería de Fuentes de Ebro; Bodegas Laus, uno de los referentes más potentes de las bodegas de Somontano y para el final, la mejor prenda: Cristina Palacios del Entrebastidores que partiendo de un producto complicado para elaborar una cena con platos elaborados, nos sorprendió gratamente a todos con su pasión y virtuosismo a los pucheros.
Tras unas breves e interesantes presentaciones de los colaboradores, Cristina nos recitó el menú y tal cual iba explicando, se podía ver como todos los gastrónomos allí reunidos empezaban a salivar y relamerse.
El primer plato llegó para sorprendernos “Pomada de sobrasada con miel de romero y tostas de pan brioche”. Todo el mundo celebró el guiño gracioso que Cristina nos ofreció en esta presentación ya que la pomada, realmente venía en botes de pomada. Estaba delicioso, la sobrasada estaba cremosa, suavizada por la miel y combinaba a las mil maravillas con el brioche. Un entrante de diez ,en cuanto al sabor y la presentación.

Continuamos con el “Puntalette tratado como un risotto ligeramente ahumado con chorizo y longaniza (surtido barbacoa)”. Creo que no me equivoco al decir que a partir de esa noche es el plato favorito de muchos de los gastrónomos que asistieron a la cena. Todo casaba en ese plato: el Puntalette estaba en su punto, el surtido barbacoa daba el puntito de fuerza al plato y el provolonne ahumado acababa de conseguir la cuadratura del círculo. Tremendo.


Después y casi sin darnos cuenta, apareció en nuestras mesas la “Morcilla asada con chipirón a la plancha y clorofila de perejil”. Curioso plato. Aunque a priori pueda parecer que los dos ingredientes principales estaban destinados a no entenderse, Cristina consiguió ensamblar los sabores de modo que el uno potenciaba al otro y las diferentes texturas de ambos se complementaban a la perfección.



El festival del cochino, continuo con unos deliciosos “Morros de cerdo glaseados con española de mini chorizos”. Crujientes al bocado pero pura seda en el paladar. Solo de recordarlo se me hace la boca agua.



Quedaba el último plato: el “Pastel de manitas con longaniza”. Plato de otro mundo. Se que no soy parcial ya que a mi las manitas me privan, pero es que estaba delicioso: la gelatina se fundía en la boca y la longaniza se hacía presente en cada bocado.



Y de postre, algo ligerito para ir desengrasando. Un “Borracho con crema quemada y vainilla de Madagascar”. Estaba delicioso, suave, refrescante… Hubo gente que acabó chupando el plato (literálmente) de cómo estaba la sopita de vainilla…



En cuanto a los vinos, Cristina maridó los platos con cuatro tipos de vinos diferentes de Bodegas Laus:

  • Flor de Gewürztraminer. Este blanco es para mi humilde entender, puro perfume y creo que muchos de los que no lo conocían previamente se quedaron con semejante nombre en la memoria para poder volver a disfrutarlo en otras ocasiones.
  • Flor de Merlot. Delicioso y suave rosado muy frutal.
  • Tinto roble. Su deliciosa acidez nos acompañó en los platos más contundentes del menú.
  • 700alt Tinto. Vino ideal para las carnes de calidad que degustamos a lo largo de la noche.
Y como colofón, los sorteos: tres lotes de productos cárnicos de Cárnicas Gállego; tres Botellas de Bodegas Laus; diez vales de 4+1 del Entrebastidores y de improvisto y gracias a José Miguel Martínez Urtasun, director de la Revista Gastro y asistente a la velada, se sortearon dos suscripciones anuales a la revista. Todo el mundo contento y con premio, ya que además Cárnicas Gállego, nos regaló a todos los asistentes unos llaveros chulísimos.

A título personal, quiero hacer una mención especial al equipo de Cristina Palacios que enseguida se integró en la gastroquedada y fueron unos profesionales excelentes dándonos un servicio excepcional.

Otras crónicas del evento:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estaría buenísimo, seguro, y tú que lo has explicado mejor... Por favor, ¿como puede uno contactar con este grupo?

Doña Col dijo...

Hola
De momento gestionamos las quedadas por medio de Facebook
Si te fijas, en la columna derecha de este blog, hay una insignia de Facebook en la que si pinchas, te lleva directamente a nuestro grupo.
Allí podrás mantenerte informado de las últimas actividades que hay planificadas.
Un saludico

wivith dijo...

Lo de la pomada de sobrasada me llegó tan adentro que, sin pretender emular a nadie no he parado hasta que he conseguido algo similar.
Como he buscado por la red recetas para hacerla y no he encontrado pues me he animado y he hecho mi propia versión.

POchoncicos.

La Gastro Red

Archivo del blog

Amiguetes & Cia.

Código Cocina

Ranking de Gastronomía Wikio

Wikio – Top Blogs – Gastronomia